Científicos chinos descubren una crema blanqueadora para la piel de un hombre de hace 2700 años

Los investigadores creen que esta pasta habría sido utilizada por un aristócrata del gigante asiático durante el período de las primaveras y otoños, entre los años 771 a.C. y 476 a.C.

(Archaeometry)

Si bien los cánones de belleza fueron cambiando a lo largo del tiempo, la búsqueda por mejorar la apariencia física o modificar la estética personal parece acompañar a la humanidad desde hace muchísimo.

Cuenta de ello puede darlo el descubrimiento de un equipo de científicos chinos, al encontrar lo que, se estima, serían cosméticos almacenados en un frasco de bronce bien conservado que tendría unos 2700 años.

El llamado período de las Primaveras y otoños, que se dio entre el 771 aC y el 476 aC, fue una época de fragmentación política, luchas internas y rebeliones, pero que no impidió el progreso de la aristocracia y el avance tecnológico. Estos tiempos fueron la etapa precedente al período de los Reinos Combatientes, que acabó en la unificación de China por la dinastía Qin en 221 aC.

En 2017, un equipo de científicos, durante la excavación, encontró lo que, se cree, sería una crema blanqueadora para la piel en la tumba de un aristócrata de aquella época, ubicada en el sitio arqueológico de Liujiawa, en Chengcheng, en la provincia de Shaanxi, en el noroeste de China.

(Shutterstock)

Durante estos años, el equipo de investigadores analizó la composición de los productos químicos que contenía la vasija y llegó a la conclusión de que podría tratarse de una crema blanqueadora facial para hombres, tal como publicó en febrero la revista académica Archaeometry.

La jarra en la que se encontraba la crema, bien conservada y con tapa, se encontró en el ataúd exterior, cerca de la cabeza del ocupante. El frasco y la tapa estaban sellados. Después de abrirlo en condiciones controladas, el equico encontró que el frasco estaba lleno de una aglomeración de grumos de color blanco, tirando a amarillento, que pesaban en total unos 6 gramos.

“Este es el cosmético de uso masculino más antiguo que se encuentra en China y también es la primera crema facial del país que conocemos”, aseguró Sun Zhanwei, investigador jefe de la Academia de Arqueología de Shaanxi, quien dirigió la excavación de la tumba, a China News Service.

(Archaeometry)

“Aunque no tenemos idea cuáles fueron las ocasiones por las cuales el aristócrata de Liujiawa pudo haber usado la crema facial, debería considerarse un artículo precioso, ya que era lo suficientemente importante como para ponerlo en una tumba”, agregó.

De acuerdo a Sun, los aristócratas de la época utilizaban cosméticos como una forma de seguir las tendencias de la moda y de expresar, de este modo, su identidad cultural.

Según el artículo publicado por los investigadores, el material que se encontró dentro de la vasija estaba conformado por grasa animal (probablemente, de ganado) mezclado con monohidrocalcita, un mineral formado por carbonato de calcio y agua.

A través del análisis con microscopio, se pudo observar que los grumos amarillentos contenían partículas de color blanco grisáceo. El agregado de estas partículas blancas solo se vio, también, en la pasta que se encontraba dentro del frasco sellado, aunque no se observó en la superficie exterior del frasco.

(Shutterstock)

De acuerdo a la investigación, la grasa animal como fuente de glicerolípidos proporcionó funciones emolientes, de hidratación y aseo para la piel. Asimismo, se concluyó que la receta de la crema encontrada en la vasija es similar a otras recetas encontradas en los libros antiguos de medicina china.

Este estudio arqueológico, impulsado por los Fondos de Investigación Fundamental para las Universidades Centrales, la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China, el Fondo Nacional de Ciencias Sociales de China y la Asociación de Promoción de la Innovación Juvenil de la Academia de Ciencias de China, muestra que, además de tratarse de un ingrediente culinario, los productos animales también se exploraron en modo artesanal de la fabricación de cosméticos en la antigüedad que los seres humanos se han interesado por mantener estándares de belleza durante miles de años.

“Los hombres que usan cosméticos no solo tienen el propósito de embellecer su piel, sino que esta costumbre también está relacionada con el entorno social”, concluyó Sun.